Instrumente nach Marke

Instrumente nach Fertigungsstandard

Temperatursensoren

¿Qué es y para qué sirve una sonda de temperatura?

Las sondas de temperatura (también conocidas como sondas térmicas) son dispositivos con la capacidad de medir la temperatura en un punto y transmitir esa medición a otro, más o menos alejado. Pueden funcionar de manera independiente o de forma complementaria a un termómetro. Su principal ventaja es que gracias a las sondas de temperatura podemos realizar mediciones en lugares o condiciones que de otra forma no sería posible, además con una muy alta precisión.

¿Qué tipos tenemos?

De manera general podemos hablar de dos tipos de sondas principales:

Sondas mecánicas

Este tipo de sonda forma parte de un tipo de termómetro denominado teletermómetro y se trata del elemento sensor. Su funcionamiento se basa en la propiedad mecánica de un gas inerte contenido en un capilar que se dilata si aumenta la temperaturas y se contrae cuando disminuye. Todo el capilar está relleno de ese gas por lo que la temperatura se transmite realmente desde el lugar de medida al lugar de lectura. Este tipo de termómetro con su sonda suelen ser fijos, es decir, se instalan permanentemente en un sistema.

Sondas eléctricas

Si nos fijamos en el principio de medida de la sonda, existen dos tipos de sondas eléctricas de temperatura: termorresistencias y termopares.

Termorresistencias o RTD

Utilizan como elemento sensor materiales cuya resistencia eléctrica varía en función de la temperatura. Los materiales más comúnmente utilizados en su fabricación son el platino, el níquel y el cobre. Las termorresistencias son dispositivos con un alto grado de precisión. De hecho el platino se usa como estándar de temperatura internacional desde -260 a 630ºC.

Termopares o termocuplas

Las sondas termopares utilizan la unión de dos metales distintos capaces de generar una pequeña diferencia de potencial eléctrico causada por la diferencia de temperatura entre el punto de medida y el de referencia (también llamados unión o punto caliente y frío). Este tipo de sondas pueden alcanzar rangos de temperatura más elevados que las termorresistencias pero con una menor precisión. Existen muchos tipos diferentes de termopar en función de los dos metales utilizados, pero el más habitual es el tipo K de cromel/alumel (Ni-Cr/Ni-Al). Si nos fijamos en la forma de utilización de las sondas, podemos observar que las termorresistencias y los termopares pueden ser fijas o portátiles. Las sondas fijas se utilizan en instalaciones industriales como calderas o instalaciones frigoríficas. Estas sondas trabajan de manera independiente y la medición podrá observarse en un panel o monitor. En cuanto a las sondas portátiles, necesitan estar conectadas a un termómetro digital para obtener la medición. Comprar una sonda de este tipo añade versatilidad a los termómetros, pudiendo darles usos más variados. Incluso, existen termómetros que necesitan una sonda para poder funcionar. Los usos más comunes para este tipo de sondas son catering, procesos alimentarios y procesos sanitarios. En estos campos se necesitan mediciones concretas para elementos específicos (por ejemplo, el interior de una pieza de carne), que no podrían obtenerse sin utilizar una sonda de temperatura.

Estudio de la precisión de las sondas de temperatura

Las sondas de temperatura tienen un grado alto de precisión, ya que la mayoría tienen errores inferiores a ±0.5°C. En el caso de las sondas portátiles, la precisión de la sonda y la del termómetro pueden ser distintas, por lo que conviene observar bien este detalle antes de comprar la sonda.

5,99€ TRANSPORTGEBÜHR! KOSTENLOSER VERSAND* BEI BESTELLUNGEN ÜBER 40€

(*)Kostenloser Versand auf der spanischen Halbinsel für Bestellungen über 40€ Portugal, Frankreich, Italien, Belgien, Niederlande, Luxemburg, Andorra, Deutschland, Österreich und Großbritannien für Bestellungen über 250€