Productos

Aplicación

Instrumentos según marca

Instrumentos según norma de fabricación

Termómetros digitales con sonda fija

Los termómetros con sonda fija abarcan un gran rango de medición por lo que se le pueden dar infinidad de usos, por ejemplo, para medir la temperatura de diferentes procesos alimenticios, en depuradoras de líquidos, cámaras frigoríficas, panadería, productos congelados, repostería… y mucho más.

La sonda es el elemento sensor y consta de un vástago o tubo generalmente metálico cuya longitud, diámetro y forma varía según el uso para el que haya sido fabricada. En termómetros de sonda fija ésta no se puede desacoplar y se une al termómetro digital mediante cable.

¿Qué los diferencia de los termómetros sin sonda?

La principal ventaja de la sonda es que se pueden medir procesos a temperaturas extremas que ningún instrumento con sensor interno podrías soportar.

Otra ventaja es la localización de la temperatura, es decir, un termómetro digital con sonda puede medir la temperatura de un producto concreto dentro de una cámara frigorífica (y es que a veces las diferencias pueden ser significativas), mientras que termómetros de ambiente solo medirán la temperatura del entorno.

¿Qué miden?

Cómo hemos visto se pueden usar para muchas cosas. Los diferentes modelos de termómetros digitales con sonda cubrirán una necesidad concreta según el tipo de sonda asociada. Por ejemplo, en el sector de la alimentación podremos medir con exactitud las temperaturas de alimentos, líquidos o sólidos, con sondas de penetración de respuesta rápida o punta reducida. Así controlaremos que la cadena de frío de los alimentos no se rompa, lo que puede producir que esos alimentos se corrompan y no sean aptos para consumo.

¿Cómo se usan?

El funcionamiento de un termómetro digital con sonda es muy sencillo. Lo único que tendremos que hacer es colocar la sonda en el lugar deseado y podremos leer la información en la pantalla de forma automática. Ahora bien, como ya hemos comentado, hay muchos tipos de sondas diferentes (más o menos largas, de mayor o menor diámetro).

¿Para qué se usan?

-Se pueden usar para controlar la temperatura a la que se está haciendo la comida (sobre todo las carnes). Por ejemplo, en una cocina profesional, si quisiéramos determinar si una pieza de carne está cocinada al punto deseado, lo más probable es que no queramos trabajar con una sonda demasiado ancha, ya que podríamos arruinar la presentación.

-En el mundo del motor también se puede usar para controlar la temperatura de neumáticos o piezas del motor poco accesibles.

-Se emplean para tomar lecturas de temperatura instantáneas de líquidos o muestras semisólidas. Estos son algunos usos de los termómetros con sonda.

También te puede interesar comprar termometro digital

Termometro infrarrojos

¡AHORA ENVÍOS A 5,99€! ENVÍO GRATIS* PARA PEDIDOS SUPERIORES A 40€

(*)Portes gratis en España-peninsular para pedidos superiores a 40€ Portugal, Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Andorra, Alemania, Austria y Reino Unido para pedidos superiores a 250€